Historia de la dieta hCG

Esta dieta revolucionaria fue descubierta por el médico inglés Dr. Albert Simeons, que trabajó primero en el instituto de enfermedades tropicales de Hamburgo, como experto en Malaria. Dado su espíritu abierto e interesado, se dedicó también al estudio de las hormonas y sus efectos en el organismo humano. Esto lo condujo finalmente a la pregunta de cómo se produce la obesidad.

La respuesta la obtuvo Simeons a partir de un estudio sobre mujeres embarazadas en la India. Pese al hecho de ser usualmente muy delgadas y menudas, efectuaban diariamente trabajos corporales intensos. Simultáneamente, su alimentación cotidiana contenía pocas calorías, sin embargo, daban a luz niños saludables con peso normal y, tras el embarazo recuperaban rápidamente su peso anterior. Además, estas mujeres no experimentaban la sensación de hambre durante el embarazo. Dr. Simeons descubrió que el origen de todo este fenómeno radicaba en la hormona humana del embarazo llamada “gonadotropina coriónica humana o “hCG” [human chorionic gonadotropin] por sus siglas en inglés.

Dr. Simeons obtuvo una comprobación adicional de su teoría, con los llamados “Fat Boys” [muchachos obesos] que eran tratados por los médicos indios con pequeñas dosis de la hormona hCG, logrando en poco tiempo la normalización de su peso y la desaparición de sus ataques de voracidad. Los “Fat Boys” padecen de un trastorno de los órganos sexuales que va acompañado de hambre insaciable y la formación de depósitos de grasa en todo el cuerpo. Mediante el empleo de la hormona hCG todos estos problemas podían ser eliminados.
Tanto en las mujeres embarazadas como en los “Fat Boys” la hormona hCG interviene en la gestión hormonal e induce al cuerpo a liberar sus reservas de grasa. Lo especial de este mecanismo es que la hCG actúa precisamente sobre aquellos depósitos de grasa que no son afectados por las dietas convencionales y contra los cuales incluso el deporte resulta casi siempre ineficaz.

De la India a Europa
Gracias a su descubrimiento, Dr. Simeons se convirtió en poco tiempo en un solicitado experto en dietética y en 1949, se estableció en un hospital de Roma, donde era consultado especialmente por la gente adinerada. Durante la década de 1950, el problema del sobrepeso concernía únicamente a las clases sociales altas. Sólo los ricos podían permitirse el consumo de alimentos en cantidades capaces de llevarlos a engordar más de lo deseable. El Dr. Simeons desarrolló entonces una dieta que publicó en la década de 1960 bajo el título “Pounds and Inches – a New Approach to Obesity” [Libras y pulgadas – Un nuevo enfoque de la obesidad]. Al igual que hoy día, esa dieta estaba constituida por una cura de adelgazamiento de tres semanas con un consumo máximo de 500 kcal diarias, adicionalmente, los pacientes de Simeons recibían inyecciones regulares de hCG.

La fama corrió y cada vez más miembros de la alta sociedad se sometieron en clínicas privadas al exitoso tratamiento con el método desarrollado por el Dr. Simeons. Sin embargo, los temas relativos a problemas de silueta, curas de ayuno y pérdida de peso eran apenas discutidos en los medios públicos. Durante mucho tiempo, el programa de adelgazamiento del Dr. Simeons se mantuvo como una información confidencial.

Con la Cura Metabólica Finyo se ofrece actualmente una vía mucho más simple y agradable de aprovechar todo el efecto de la hormona hCG. A saber, mediante glóbulos homeopáticos. Estas pequeñas esferas contienen tan sólo la escueta información de las hormonas pero no sus componentes materiales. No se realiza ninguna intervención en el equilibrio hormonal y, por consiguiente, tampoco se producen efectos colaterales. Los glóbulos se obtienen en la farmacia sin receta médica.