¡Mayor éxito con mejor estado físico!

La Cura Metabólica Finyo propone un enfoque global. Es por ello que recomendamos un programa equilibrado de ejercicios físicos. Pues un entrenamiento bien orientado para mejorar tu estado físico durante la cura y después de ella, promueve y estabiliza tus logros en la reducción ponderal y tiene además un efecto positivo en tu estado de ánimo y tu salud.

El movimiento regular refuerza el efecto de la hormona hCG para “fundir” las grasas, y acelera así la reducción de peso.

El movimiento regular refuerza el efecto de la hormona hCG para “fundir” las grasas, y acelera así la reducción de peso. Por esta razón el ejercicio físico  constituye el cuarto pilar del concepto integral de la Cura Metabólica Finyo. Además, el movimiento y la actividad responden a necesidades básicas del cuerpo humano. El organismo humano ha sido concebido para moverse y no para estar diariamente sentado ante un escritorio durante ocho horas. Mediante la Cura Metabólica Finyo encuentras una vía para reavivar tu ansia natural de movimiento y adquieres la facultad de reconocer las necesidades de tu cuerpo.

Ejercicios orientados a mejorar tu estado físico

  • Tonifica y refuerza la piel. Esto es especialmente importante cuando se pierde una gran cantidad de peso durante la cura.
  • Incrementa el metabolismo basal. Es decir, tu cuerpo consume más energía que antes, incluso en reposo. De ese modo mejora tu balance energético. Quemas calorías adicionales y puedes, por consiguiente, consumir más alimentos sin que por ello aumentes de peso.

En el caso ideal, un entrenamiento bien equilibrado consta de los siguientes componentes:

Entrenamiento cardiovascular

  • Incrementa la combustión de grasas y estimula el metabolismo
  • Fortalece el sistema circulatorio, especialmente el músculo cardiaco
  • Activa el sistema inmunológico, disminuyendo la suceptibilidad a las enfermedades
  • Descompone el cortisol (hormona del estrés) y reduce igualmente la sensación de estrés
  • Estimula la producción de endorfinas (hormonas del placer)
  • Induce una mejora de la percepción y sensación corporal

Entrenamiento de musculación

  • Moldea el cuerpo y fortalece la piel (anti- celulitis)
  • Desarrolla músculos que consumen energía incluso estando en reposo
  • Tonifica la piel y aumenta la circulación sanguínea
  • Estabiliza el cuerpo, incluyendo huesos y articulaciones
  • Estimula la producción de endorfinas
  • Reduce los riesgos de osteoporosis, diabetes y dolores de espalda

 

Flexibilidad

  • Protege contra las lesiones deportivas
  • Mantiene la movilidad corporal
  • Estimula la sensación general de bienestar
  • Actúa relajante sobre el cuerpo y la mente
  • Mantiene la flexibilidad de los músculos y las articulaciones

Coordinación

  • Importante para la interacción armoniosa de los músculos y las articulaciones
  • Acrecienta la velocidad de reacción
  • Estimula la estética de los movimientos complejos
  • Incremente la eficiencia y la eficacia de los movimientos

 

Tu programa de entrenamiento:

Fase de dieta
Aún si te sientes en plena forma y capaz durante la fase de dieta, tu plan de ejercicios deberá ser moderado. Ejercicios de poca intensidad, 1-2 veces por semana, han demostrado su eficacia en la práctica.

Stabilisierungsphase
En esta fase, tus unidades de ejercicios pueden ser de mayor intensidad. Haz ejercicios 1-3 veces por semana. Mantente alerta a las señales de tu cuerpo y reduce la intensidad cuando notes que te estás sobreexigiendo.

 

7 buenas razones por las cuales un gimnasio es ideal:

1. No dependes de las condiciones climáticas
Tu “demonio interior” no podrá recurrir a excusas del tipo “Hoy está lloviendo” u “Hoy hace demasiado frío/calor para ir a correr”. No hay nada más agradable que relajarte deliciosamente después del entrenamiento. Incluso tu demonio interior se deleitará. Esa será una razón de más para no impedir tus ejercicios.

2. Dispones de horarios de apertura variables
Casi todos los gimnasios ofrecen horarios generosos, tanto durante la semana como también los fines de semana y días festivos. Esta circunstancia es una ventaja decisiva para las personas que prefieren la flexibilidad y cuentan con poco tiempo.

3. Necesitas menos esfuerzos y medios
 Sin duda alguna, una excursión por las montañas o una salida para ir a esquiar implican un gran esfuerzo y medios complicados, con sólo contar los viajes y preparativos. En cambio, la visita al gimnasio no requiere planificación ni preparativos complicados. Basta coger simplemente la bolsa deportiva y ¡adelante!

4. Encuentras personas afines
¡En grupo todo es más fácil! Esta antigua sabiduría se corrobora especialmente cuando se trata de lograr pérdidas de peso. El poder compartir tiempos difíciles y celebrar los éxitos, hace bien e incentiva.

5. Incrementas activamente tu salud
Además de entrenar tu cuerpo para mejorar tu estado físico y moldear tu cuerpo, el ejercicio físico tiene un importante efecto positivo: ¡estimular tu salud! En un gimnasio, tienes la posibilidad óptima de estabilizar gradualmente tus articulaciones mediante ejercicios en aparatos especiales, y refuerzas tu sistema circulatorio en forma controlada y eficaz.

6. Dispones de personas de contactos competentes

Tu programa de entrenamiento es personalizado y de acuerdo a tus necesidades y metas fijadas. Para responder a las preguntas o problemas que puedan plantearse dispones de personal capacitado.

7. Entrenas en forma divertida y motivada
¿Por qué los aparatos de entrenamiento de uso domestico se ven  arrinconados y cubiertos de polvo al cabo de pocas semanas? ¿Por qué no hay más personas que salgan de sus casas para correr o hacer ejercicio físico durante media hora? La razón es: ¡Falta el elemento lúdico que está presente en un gimnasio! Además de un ambiente de entrenamiento agradable, la variada gama de ofertas contribuye a evitar la monotonía del entrenamiento. Todo contribuye a que perseveres y esto es conseguir tu objetivo ¿verdad?